top of page

Vivir plenamente el presente


Cuando me sumerjo completamente en vivir con plenitud me siento plenamente viva. Estar presente significa que ofreces todo tu ser a lo que estás haciendo. Tu atención, tu mirada y tu energía se centran completamente en ese momento y en la tarea que tienes entre manos. Esta experiencia es poderosa y, cuando estamos en este estado, te sientes completamente viva y revitalizada. Esta sensación de vitalidad surge fácilmente cuando te metes en el trabajo o en actividades que amas, pero está disponible en cada momento, y podemos aprender a invocarla sin importar lo que estés haciendo. Incluso las tareas o trabajos que no te gustan pueden impregnarse con la luz de estar plenamente presente. Cuanto más presente estás, más significativa se vuelve tu vida en su totalidad.


La próxima vez que te encuentres completamente inmersa en uno de esos momentos, ya sea haciendo arte, en una meditación o hablando con tu mejor amiga, sé consciente de cómo te sientes. Observarás que no estás pensando en lo que necesitas hacer después sino en la sensación de paz que te provoca. ¿Recuerdas esa frase que todos hemos dicho alguna vez? Desearía que este momento no se acabara nunca. Mientras disfrutas de esa increíble sensación, grábala bien fuerte en tu memoria emocional porque recordarlo puede hacer que superes momentos difíciles más tarde.


Cuanto más te sumerges en el momento presente, más honras el regalo de saborear tu vida así como el de tener a todas esas personas que te rodean. Cuando estás plenamente presente, das y recibes amor y respeto en igual medida. Hoy, intenta estar completamente presente en tus actividades diarias y observa cómo se abre una nueva realidad ante ti.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page