top of page

Descubriendo los regalos de la vida

Actualizado: 4 dic 2023

Es muy probable que, al irnos a dormir, reflexionemos sobre los detalles del día. Cuando tengo días buenos, me gusta revivir esos momentos una y otra vez, sintiendo la alegría de la buena fortuna. Sin embargo, en días menos positivos, me encuentro revisando los detalles de mis "desafíos". Sea como sea, puedo replantear cualquiera de mis experiencias diarias al hacer una revisión de los regalos recibidos, más allá de clasificarlas como positivas o negativas. Es una práctica sencilla que realizo cada noche antes de dormir para transformar mi conciencia y llevar a mi corazón una mayor sensación de plenitud al terminar el día.


Algunos días es más fácil recordar los regalos que he recibido; otros, debo buscar más a fondo esas bendiciones, pero una vez que lo hago, descubro que siempre hay bastantes. Puedo mantener simplemente una actitud de agradecimiento por tener un techo sobre mi cabeza, por la naturaleza que aún me rodea, la comida a la que puedo acceder y o mi salud. Una vez que he experimentado completamente el valor ineludible de estos regalos, puedo ampliar mi mirada hacia otras cuestiones que pueden requerir un poco más de reflexión, como los regalos del perdón, la tolerancia y la aceptación que puedo haber aprendido ese día. También siempre puedo estar agradecida por las personas en mi vida que me apoyan, sin importar las experiencias no tan positivas que me hayan sucedido a lo largo de la jornada.


Esta pequeña reflexión diaria proporciona un contexto diferente para que mi mente afronte las dificultades y las coloque mejor en una perspectiva adecuada. Esforzarme por ver los regalos, incluso en circunstancias adversas, puede ser desafiante y requerir algo más de práctica antes de que se sienta auténtico. Seguro que recuerdas momentos en los que, tras una experiencia difícil, una decepción o una pérdida, pudiste reconducir la circunstancia hacia una solución sorprendente. Recordar estos momentos y confiar en que todas las circunstancias que vivo traerán grandes aprendizajes nos ayuda a no olvidar que, a veces, los mejores regalos son aquellos que no reconocemos de inmediato. Además, las lecciones que aprendemos frente a la adversidad nos permiten aumentar nuestra belleza interior, paciencia, sabiduría y fortaleza.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page